Grandes diseñadores – Hans Wegner – Essence

| |

Tiempo de leer: 7 minutos

Hijo de un joven zapatero que se convirtió en uno de los más grandes diseñadores europeos. Hans Wegner inició su vida profesional, primero, en la carpintería de su ciudad, luego se graduó en la escuela de arte de Copenhague y marcó su nombre en el mercado del mueble. Vea un poco de su vida en este artículo de la serie Great Designers.

Hans Jørgensen Wegner.

Hans Wegner Juventud

Hans Jørgensen Wegner nació en 1914 en Tønder, una hermosa pero pequeña ciudad en el sur de Dinamarca.

Tønder tiene una población de alrededor de 7600 personas.

Sin embargo, a los 14 años pudo iniciar lo que sería su carrera profesional, siendo aprendiz en el campo de la ebanistería con el maestro ebanista HF Stahlberg.

No pasó mucho tiempo para que emergiera el cariño por la carpintería.

Hans trabajó con Stahlberg hasta los 20 años. Después de eso, tuvo que unirse al ejército danés.

Hans Wegner joven
Hans Wagner a una edad temprana.

Tras completar su servicio en las fuerzas armadas, Hans Wegner decidió trasladarse a la ciudad de Copenhague, la capital danesa. Allí pudo asistir a la Escuela de Artes y Oficios.

Estudió de 1936 a 1938 y, en consecuencia, se consagró como diseñador de muebles.

Un gran comienzo en el área del diseño

Mientras aún estaba en la escuela de arte, se le acercaron los arquitectos y diseñadores Arne Jacobsen y Erik Møller, quienes lo invitaron a diseñar muebles para el nuevo ayuntamiento de Aarhus, la segunda ciudad más grande del país. Sin duda, esta fue una gran oportunidad para Wegner.

Prefectura de Aarhus
Edificio del ayuntamiento de Aarhus.

Mientras tanto, también comenzó a colaborar con otro maestro de la carpintería, el Sr. Johannes Hansen, uno de los principales responsables de las famosas Exposiciones de la Asociación de Carpinteros de Copenhague.

En otras palabras, Hans Wegner se estaba abriendo muchas puertas al principio de su carrera.

El punto más importante de Wegner fue su concepción artística.

Su deseo era crear piezas con alma, es decir, que fueran únicas y no solo cumplieran su función.

Para eso, se centró en crear exteriores sencillos y funcionales, que sin duda le dieron al mundo su visión del diseño.

Hans Wegner poltorna buey
Wegner sentó una de sus creaciones, el Poltrona Ox.

Su inicio temprano en la carpintería le dio un conocimiento profundo para integrar técnicas más complejas para la creación de piezas mejoradas y, como resultado, su nombre pronto se dio a conocer en Copenhague.

Hans Wegner abre su propio estudio

Wegner abrió su propio estudio de diseño en 1943.

La estética de Hans Wegner se basaba en respetar las características de la madera, es decir, evitaba utilizar materiales que no fueran los más adecuados para un proyecto determinado.

Además, cualquier otro material de origen natural siempre llamó su atención para pensar en qué se podría hacer para aportar una suavidad natural y orgánica a sus diseños minimalistas.

Estudio Hans Wegner
Wegner en su estudio.

Eternalizado en el mundo del Diseño

Hans Wegner es visto hoy como uno de los diseñadores de muebles más reconocidos y creativos de la historia.

Entre los premios que recibió durante su vida se encuentran el Premio Lunning en 1951, el Gran Premio de la Trienal de Milán, también en 51, y la Medalla Eckersberg de la Real Academia Danesa de Bellas Artes en 1956.

En reconocidos museos de diseño como el Museo de Arte Moderno de Nueva York y el Museo del Diseño de Copenhague es posible encontrar varias de sus obras.

Exposición MoMa
Exposición del Museo de Arte Moderno de Nueva York con el título “El valor del buen diseño”(El valor del buen diseño). A la izquierda está «La silla“, Una de las sillas más famosas de Wegner.

Conociendo sus obras más famosas

Entremos en más detalle sobre algunas de las obras más reconocidas de Hans Wegner.

La silla

LA La silla fue diseñado por Hans Wegner en 1956. Es clásico, con su belleza sobria, se ha convertido en un artículo atemporal.

La silla Hans Wegner
La silla.

Esta silla es la encarnación de la ideología de Wegner, junto con su habilidad para el minimalismo.

Un dato curioso que ayudó a que esta silla se hiciera aún más famosa fue el hecho de que fue utilizada en el estudio de televisión que transmitió el debate entre los entonces candidatos presidenciales de Estados Unidos, John F. Kennedy y Richard Nixon, en 1961.

Kennedy la silla
John F. Jennedy sentado en la silla. Detrás de las escenas del debate de 1961.

Silla Wishbone

En 1944 Hans Wegner inició la proyección de la serie de sillas denominada “Light Chairs”, para la tienda Carl Hansen & Søn. Uno de ellos fue la silla Wishbone.

silla de espoleta hans wegner
Sillas Wishbone

También conocida como Silla Y o Silla CH-24, Wishbone tiene una forma escultural que era exactamente lo que la compañía estaba buscando para complementar las formas más pesadas que eran populares en ese momento.

Esta silla fue un gran desafío para Wegner, porque su estructura de madera maciza curvada al vapor requiere una artesanía perfecta.

Para darte una idea, se necesitaron más de 100 pasos para fabricar una unidad. Pero, a pesar de las grandes demandas, la silla ha estado en producción continua desde 1949.

silla de espoleta
Silla Wishbone en madera.

Precisamente porque es un gran desafío, el diseño de la silla con forma de horquilla es uno de los más celebrados por Wegner. Un triunfo de la artesanía con un diseño simple y líneas limpias, combinado con materiales de alta calidad, hechos para durar generaciones.

Ox Armchair y los cambios realizados por Hans Wegner

El Ox Armchair tiene un diseño único y poco común, que lo convirtió rápidamente en un clásico de los muebles de diseño.

Wegner quería explorar el potencial de los muebles tapizados. No solo es el sillón favorito de Hans Wegner, sino que también marcó el comienzo de una nueva era en su diseño tradicional de asientos.

Sillón Ox
Sillón Ox.

Los Sillones Buey, cuando entraron en producción, estaban tapizados a medida, rellenos de pelo rizado y lana.

En la década de 1980, este sillón comenzó a tener espuma de poliuretano y se apoya en patas de acero inoxidable, un gran cambio para un diseñador acostumbrado a trabajar con madera.

El buey está cubierto de cuero con varias opciones de color. También se acompaña de un puff con la misma estructura y revestimiento.

Buey Hans Wegner
Sillón de buey y puff.

Sillón Shell

Apodada la silla de la sonrisa, por la curvatura de su asiento, la Sillón Shell tiene la sensación de ligereza por su simple ingenio, pero sin perder calidad, porque aun teniendo solo tres patas, esta butaca tiene una estabilidad absoluta.

Sillón Shell.

Al crear Shell, el objetivo de Wegner era que el sillón fuera hermoso desde todos los ángulos y se demostró que esta afirmación era posible, convirtiéndolo en un símbolo en el mundo del mueble no solo por la historia que ya había creado en el área del diseño, sino también por la belleza de esta pieza.

Sillón Shell por detrás y por delante, tan bonito como quería su diseñador.

Hoy en día, el Sillón Shell se fabrica con altos estándares de calidad en estructura de maderas nobles, con las opciones de colores naturales o teñidos.

Su forro puede ser de tejido sintético, cuero, lino, ante y piel, cada uno con su propia variación de colores.

Por otro lado, la opción piel es la más adecuada, ya que por la naturaleza de la piel, el forro es diferente para cada pieza, presentando sus propios tonos de forma diferente, haciendo de cada Sillón Shell piel algo único para el cliente.

Sillones Shell con forro de piel.

Para obtener más información sobre las otras creaciones de Hans Wegner, simplemente haga clic aquí y vea más fotos de cada una de sus obras.

¿Te gustó el artículo?

Siéntete libre de comentar abajo. ¡Te responderemos pronto!

Si ya tienes alguna de las piezas diseñadas por el «Maestro de las sillas» y quieres dejar tu opinión, estaremos encantados de leerla.

Hasta el próximo post.

¡Un abrazo!

Deja un comentario

19 − catorce =